¿Cómo vas en el cumplimiento de tus propósitos de año nuevo?

Estamos en la segunda mitad del año y es momento de revalorar que tan efectivo fue nuestro plan de negocio que se planteó al iniciar el 2016.

Tal como lo hacemos individualmente, las empresas nos fijamos objetivos y metas por cumplir, este mes es un excelente momento para analizar los resultados y evaluar las causas que nos han impedido llegar a ellos.

No se trata de descubrir el hilo negro  en los indicadores clave de una empresa exitosa, si no de realizar los ajustes necesarios a los KPI´s que ya se establecieron al iniciar el año.

Debemos de ser muy realistas con nuestros propios números y la situación de nuestra empresa, identificar aquellas causas, ya sean reactivas o proactivas, que beneficiaron o perjudicaron el logro de las metas, y saber diferenciarlas para tener el panorama real de la efectividad de nuestro plan de negocio.

Para ello, como líderes debemos de tener presentes y claros  los indicadores que establecimos al iniciar el año, validar si realmente se han llevado a cabo, si se dejaron de realizar ciertas acciones, o si definitivamente no se han ejecutado hasta el momento. Es importante no dejar de lado el tiempo que establecimos para su resolución, y entonces medir los resultados de acuerdo a la etapa en la que se encuentre su proceso.

Por otra parte no podemos dejar de considerar los agentes externos que pudieran tener un impacto con el cumplimiento de nuestros objetivos.

Pero nuevamente hago una pausa, para diferenciar y reconocer las causas reactivas a las proactivas; e incluso es un buen momento para reconocer que tipo de empresa eres, de acuerdo a la forma de actuar que normalmente sigue tú organización:

Reactivas: Las empresas reactivas "reaccionan" ante los estímulos que les llegan del entorno y creen que su situación no depende de sus planes si no de su contexto. Este tipo de empresas difícilmente avanza pues carece de objetivos y/o se escuda en agentes externos que puedan perjudicar su plan de negocios.

Proactiva: Las empresas que dirigen su negocio son proactivas, van hacia lo que quieren. Tienen planes para conseguir lo que quieren y están siguiendo sus planes. Saben que existe el riesgo de que sus planes no salgan bien, pero entonces cambiarán su plan y volverán a probar. Una empresa que dirige su negocio ha aceptado que es responsable de su situación y de cómo cambiarla, avanzando como consecuencia de sus estrategias.

Es una realidad que toda empresa se encuentra en los dos estados en diferentes situaciones, sin embargo es esencial diferenciarlos para determinar si los resultados son consecuencia de causas reactivas (agentes externos donde no intervenimos) o proactivas (acciones que realizamos). Sólo así podremos realizar una evaluación objetiva de las causas.

La “Teoría de las restricciones” o TOC, filosofía del Dr. Eliyahu Goldratt, es la mejor representación que existe para medir los tipos de restricciones que debemos tener presentes para el logro de los objetivos, ubicando aquellas donde tenemos injerencia y en las que no.

Contemplando esta serie de elementos entonces podemos hacer una evaluación objetiva y justa acerca del estado de resultados en la que se encuentre la empresa. Recordemos que estamos en un mes clave para medir resultados, para entonces continuar con el plan de negocios ó reajustar estrategias, pues iniciando el último Q del año la ejecución se vuelve prioritaria por el nivel de demanda que tienen los últimos meses.

Debemos de estar en un constante monitoreo de nuestros resultados pues las necesidades de nuestros clientes cambian continuamente, así como, los recursos con los que cuenta la empresa, y no tener miedo a cambiar un plan de negocio a mitad de año, pues aunque parezca arriesgado puede representar un cierre de año exitoso. Sin embargo debemos de tener claro que si mantenemos un control continuo en los resultados y procesos que está siguiendo nuestra empresa, sólo será necesario realizar pequeños ajustes que beneficien el rendimiento y sostenibilidad de la organización.

Si quieres tener un cierre de año exitoso es momento que pongas en marcha los siguientes consejos:

  1. Recuerda tus propósito de año nuevo

  2. Crea tu marcador para saber cómo vas en tu medio tiempo, siendo muy objetivos con las variables.

  3. Evalúa que proyectos ya han madurado y cuales están en proceso.

  4. Vuelve a comunicar a tu equipo de trabajo los objetivos y metas planteadas a inicios de año.

Recuerda que lo que hiciste en tu plan de negocio y proyección al inicio del año, es una hipótesis, no satanices las fallas, pues significa que se está ejecutando.

Además de evaluar el cumplimiento de los indicadores, evalúa las causas de la manera más objetiva posible con toda la información que poseas, para que así tengas un amplio panorama acerca de la situación real de tu empresa, para entonces tomar medidas de acción que beneficien tu negocio.

La pregunta que puedes hacerte es: ¿estoy reaccionando a mi entorno o yo transformo mi entorno?

 

Carlos Agami

CEO de Agasys

 

Si quieres recibir mayor información contáctanos: marketing@agasys.mx

O síguenos a través de nuestras redes sociales:

Facebook/agasys.mx

Twiteer/@agasys

Linkedin/agasys

Youtube/agasys