Obtén dinero en cada etapa de tu negocio

Potenciando-el-negocio-del-emprendedor-IMAGEN.jpg

Cada etapa de desarrollo de tu negocio requiere distintos tipos de crédito y apoyo financiero; los recursos para tu proyecto pueden llegar desde tu familia hasta la Bolsa Mexicana de Valores.

Iniciar un negocio implica la búsqueda de recursos financieros. Para cada etapa de su desarrollo las llaves del crédito pueden abrirse, pero todo depende de qué tan bueno eres en vender tu idea.

Los emprendedores son los principales vendedores de su proyecto. De su habilidad dependerá que puedan obtener financiamiento de sus amigos, familia, bancos e inversionistas para las distintas etapas de su crecimiento.

Son los emprendedores los primeros que deben de confiar en su idea y apostarle recursos propios, dijo el director de ‎Managing Partner de Venture Partners, Fernando Lelo de Larrea.

El método de autofinanciamiento o bootstrapping suele hacerse a través de tarjetas de crédito, venta de propiedades o ahorros propios.“Sin embargo es peligroso, pues aunque los montos son pequeños -desde 50,000 pesos-, las finanzas del negocio y las personales se tienen que separar desde el principio”, dijo Larrea.

Parquimóvil, una empresa que diseñó un servicio de parquímetro vía SMS en el municipio de Zacatlán de las Manzanas en Puebla, financió su idea con tarjetas de crédito.

Los bancos nunca me apoyaron, prefieren darle preferencia al gasto corriente que no genera inversión más que a los emprendedores”, confesó Carlos Anaya, CEO de la firma.

El apoyo friends, family and fools (amigos, familia y “tontos”) es la segunda opción antes de tocar la puerta de una vía privada, ya sean entidades financieras o inversionistas. Los montos van desde los miles de pesos hasta 1 millón de pesos.

“No quisiera llamarle fools, más bien son fans que creen y confían en nuestro proyecto”, dijo el director comercial de la sofom Finmex, Ernesto Gómez.

El Instituto Profesional de Terapias y Humanidades (IPETH), dedicado a la formación de profesionales en fisioterapia, arrancó con la inversión de 35 socios que hicieron pequeñas aportaciones, algunos fueron amigos y familiares de Arturo Macip y su socio Alejandro Cuervo.

Macip, finalista de la edición 2013 de los Emprendedores del Año de la revista Expansión y el sitio CNNExpansión, asegura que “el banco no entiende que para crecer se necesita dinero, y si lo entiende te lo da muy caro”.

Mientras el proyecto avanza y existe la necesidad de desarrollar un prototipo de negocio, la opción es acercarse a una incubadora que le ayude a preparar las condiciones para obtener recursos gubernamentales.

Si el proceso de incubación se aprueba satisfactoriamente, los emprendedores serán candidatos a recibir montos que van desde 500,000 pesos hasta 5 millones de pesos, comentó Lelo de Larrea.

Después de superar la barrera de los tres años, las empresas tienen un servicio o producto consolidado en el mercado, organigrama jerárquico, sus objetivos comienzan a ser de mediano plazo (a cuatro años) y hay indicadores de desempeño comparables.

Aquí los inversionistas ángel pueden ser una opción de financiamiento para fortalecer a la compañía. Ellos aportan capital y conocimiento a cambio de formar parte del Consejo de Administración. Su inversión promedio puede ser de un millón de pesos.

En esta etapa de crecimiento la empresa puede atravesar un proceso de fusión, sus planes se hacen a largo plazo, hay un organigrama desarrollado y piensa en abrir sucursales. Es momento de llamar al venture capital o capital emprendedor, dicen los expertos.

Estos fondos se clasifican en A, B y C dependiendo de las necesidades de la empresa. Los tipo A invierten en las compañías de 1 a 7 millones de dólares, los fondos tipo B ofrecen de 5 a 15 millones de dólares y los fondos C de 15 a 30 millones de dólares.

“El dinero que reciba el emprendedor irá a más puntos de venta y crecimiento regional hasta alcanzar un crecimiento de 10 a 15% mensual, triplicando sus ventas año con año”, dijo Lelo de Larrea.

Antes de esta etapa los bancos podrían ofrecer un fondeo con tasas de interés anual promedio del 13% al 27%. Cuando aumenta la madurez de la empresa el riesgo disminuye y la tasa de interés también baja porque el emprendedor cuenta con garantías propias, dijo Ernesto Gómez.

Cuando una empresa ya está consolidada, cumple con un gobierno corporativo, el organigrama es funcional, la rotación en la empresa es muy baja debido a que los empleados se casan con la visión de la empresa, está lista para emitir deuda en la Bolsa Mexicana de Valores.

http://www.cnnexpansion.com/emprendedores/2014/06/12/un-financiamiento-para-cada-etapa

Autor: Samantha Álvarez 

Fuente: CNN Expansión

Deja un comentario

comments powered by Disqus