La visión de la compañía y las acciones del capital humano: dos vertientes intrínsecas

carlos a.png

Cuando se desarrollan las estrategias orientadas al área de Recursos Humanos (RH), es muy común que nos enfoquemos en definir acciones típicas como: planes de carrera, tácticas de comunicación, capacitaciones, entre otros; pasando a segundo plano la gran relevancia que deben de tener estas estrategias con la visión de la compañía y sus recursos clave.

Para no crear acciones aisladas y encaminemos nuestras empresas a un programa integral y efectivo de RH, es importante alinear los objetivos del negocio en función a cada una de las estrategias de desarrollo de los colaboradores.

Ejemplificando lo anterior, es como un partido de fútbol soccer, contamos con defensas que buscan que el equipo rival no meta gol, y ofensivos que buscan anotar. A pesar de que todo el equipo tiene como objetivo ganar, la parte defensiva se centra en su meta individual y aunque en algún momento tuvo la oportunidad de ingresar un gol, no lo hizo debido a que ellos: “Sólo bloquean tiros”.
Ese es el problema de los incentivos y de la definición de indicadores, que no están alineados a ganar.

Lo mismo pasa en las organizaciones, por ello hay una distinción muy importante en la definición de incentivos e indicadores.

Los incentivos deben de definirse, si en función al trabajo personal, pero especialmente al desempeño general de la empresa, porque es lo que pasa comúnmente en las compañías grandes, los colaboradores están desalineados, y se concentran en “meter goles o no dejar que metan goles”.

Actualmente existen muchas formas de crear planes y proyectos de desarrollo para nuestro capital humano, sin embargo, antes de aplicar una estrategia es importante tener definido hacia donde queremos encaminar a nuestro equipo.

Es importante que nosotros como líderes consideremos al capital humano como el elemento fundamental de nuestra empresa, y por ende, el que requiere nuestra principal atención.

Además de inculcar la filosofía empresarial a nuestros equipos, debemos brindarles la confianza de aprender de nosotros, ya que es una de las prestaciones que siempre van a valorar, así mismo impulsarlos a ver más allá de sus capacidades.

El éxito de grandes líderes empresariales del país radica en que ellos cuando ven un árbol visualizan el bosque completo, ¿Qué pasaría si todos los líderes hicieran crecer a su equipo paulatinamente  y les dieran la oportunidad de ver también ese bosque?

Carlos Agami

Director General