Asegura el rendimiento de tu empresa PyME

Una de las principales batallas con las que tienen que lidiar las pequeñas y medianas empresas  radica en la rentabilidad y el grado de establecimiento que tenga en la industria, aspectos que resultan de una buena o mala administración del flujo de efectivo en tu negocio

Por tal motivo es de suma importancia tener un control claro y oportuno de tus recursos financieros, teniendo certeza sobre las ganancias de tu empresa y el flujo de recursos, diferenciando ambos activos para un óptimo manejo y reinversión del efectivo. Este manejo, análisis y flujo, debe ser sumamente preciso para asegurar una toma de decisiones que beneficie a tu negocio; por ello existen plataformas dedicadas a asegurar una administración confiable sobre tus recursos, SAP Business One es una excelente opción que asegurará una gestión correcta sobre el flujo de tu capital.

*Si deseas más información sobre esta práctica, útil y confiable herramienta, te dejamos el link más adelante.

Siete de cada 10 empresas que solicitan un préstamo lo hacen porque reportan pérdidas debido a una mala administración, de acuerdo con cifras de BBVA Bancomer.

Existen datos contundentes  como este que anuncia una fluctuación grave de las finanzas entre los negocios de los emprendedores, situación que surge a raíz del desequilibrio de los recursos y una mala toma de decisiones, por no tener claridad sobre el manejo y procesos de su empresa.

Ante esta situación te presentamos 10 pasos clave que el Portal SMEToolkit de la Secretaría de Economía, propone para que los emprendedores administren su flujo de efectivo y tengan finanzas sanas al interior de la empresa:

1.- Organiza tu programa de facturación: Cuanto más rápida sea la rotación de tus cuentas por cobrar, mayor será el capital que podrás invertir en el crecimiento de tu empresa. Contar con un sistema automático de seguimiento te permite emprender acciones inmediatas ante el vencimiento de las cuentas.

2.- Aplaza tus cuentas por pagar hasta la fecha máxima permitida: Aprovecha el plazo máximo que conceden los proveedores para pagar tus facturas (con frecuencia, 60 o 90 días). Considera que los plazos equivalen a una línea de crédito sin intereses que le otorga su proveedor. De esta manera, tendrás suficiente tiempo para obtener el dinero de sus cuentas por cobrar sin necesidad de incurrir en el gasto que involucran las líneas de crédito de corto plazo.

3.- Aprovecha incentivos que se ofrecen para los pagos adelantados: Si los proveedores ofrecen un descuento por pago adelantado (generalmente, por el pago dentro de las dos semanas después de recibir la factura), no dejes pasar esa oportunidad.

4.- Equilibra tu base de clientes: Muchas empresas profesionales y de servicios operan con algunos clientes sobre la base de proyectos. Busca la forma de transformar tu relación con estos clientes en una relación basada en la iguala de honorarios, es decir,  que paguen una cantidad determinada mensual por un número específico de servicios. Puedes ofrecerles algún tipo de incentivo, como servicios de valor agregado o un descuento, para que acepten operar sobre esta base.

5.- Revisa la estructura de fijación de precios: ¿Has logrado equiparar tus precios con los costos crecientes? ¿Cuándo reajustaste sus precios por última vez? Muchas empresas pequeñas se rehúsan a aumentar sus precios por temor a perder clientes. Sin embargo, los clientes de hecho esperan que sus proveedores introduzcan pequeñas alzas periódicas en los precios.

6.-No operes con un único proveedor: Puedes ahorrar dinero si opera con varios proveedores. Evalúe cuidadosamente en qué casos debe pagar por el servicio agregado y cuándo puede ahorrar dinero al pagar el precio de productos básicos.

7.- Establece una cooperativa de compras. Ahorra en insumos, agruparte con otros colegas de tu rubro para comprar artículos, como cartuchos y papel de impresora, al por mayor y luego permite distribuir la cuenta en forma proporcional a la cantidad comprada por cada uno.

8.- Renegocia tus pólizas de seguro: Al menos una vez al año, revisa cada una de tus pólizas de seguros y solicita tres cotizaciones para cada una, así te asegurarás que cuentas con una cobertura a precio competitivo.

9.- Reduce el inventario: Mantener un inventario excesivamente grande puede implicar un enorme capital ocioso. Ajusta periódicamente la rotación del inventario para asegurarte de cumplir con las normas del sector. Evita comprar más de lo necesario cuando los proveedores te seduzcan con grandes descuentos, ya que esto podría inmovilizar tu capital.

10.- Arrendar en lugar de comprar: El arrendamiento por lo general tiene un costo más alto que la compra, sin embargo, estos costos mayores con frecuencia se ven justificados por beneficios en el flujo de caja. Al arrendar equipos de computación, automóviles u otras herramientas necesarias para la expansión de su empresa, puedes evitar la inmovilización de capital o la obtención de líneas de crédito que puede destinar con más provecho a las actividades diarias de la empresa. Por otra parte, los pagos por concepto de arrendamiento se consideran un gasto comercial, de manera que los beneficios tributarios se mantienen aunque no se realicen compras.

La mejor estrategia de negocio que puedes tener es afiliarte con los expertos para asegurar el rendimiento de tu empresa PyME: https://sapb1.agasys.com.mx/

 

Texto realizado por Agasys S.A. de C.V.

Si quiere recibir mayor información, este y otros contenidos, contáctanos:  marketin@agasys.mx

Síguenos en:

Facebook.com/agasys.mx

twitter.com/@agasys

youtube.com/agasys

 

Viridiana Mendoza Escamilla. (2012). 10 claves para un flujo de efectivo sano. 18/01/2016, de CNNExpansión Sitio web: http://goo.gl/dVXZd